Novela Propia

SURD Capítulo 5 | Ayer, hoy

Soy Un Rey Demonio


Capítulo 5 | Ayer, hoy


Presté una mínima atención a la clase, no es como si estuviera perdido entre las cosas que curiosamente han pasado entre ayer, hoy, también posiblemente, mañana.

Esto me recuerda, una persona que conocí–una chica, se acostó con todos los que llamaran su atención, por mínima que haya sido esa atención, siempre terminaban en su cama, o en un auto, un motel, algún callejón, un aula. Creo que con eso se entendió.

Ella tenía 17 años, medía 1.73, cabello que le llegaba a las caderas, brazos delicados, piel que te hacía pensar–dudar–cuestionar si estabas en presencia de alguien noble, de la realeza o alguna princesa de un país extranjero. Cabello rubio, mirada angelical, voz dulce, tan dulce que bien te podría causar diabetes, piernas delicadas y en forma, definitivamente no había grasa innecesaria allí. Senos grandes, algo así como Chitoge, rubia, sólo que, mucho más hermosa.

Obviamente era real, no estoy describiendo un personaje de un anime o manga.

Ella existía, que se note que estoy pensando en tiempo pasado.

Hmm.

Ella… Me contaba sus aventuras, a quién llevó a la cama, a quién le arrebató su virginidad, a quién rechazó, algunas citas, sus salidas al cine, los fetiches que tenían los chicos con los que se acostaba.

Cómo de todos ellos, con algunos tuvo que fingir gemir, pues no encontraba ningún placer.

Cómo llegó a sentir algo parecido al amor cuando uno de ellos le hizo sentir el más placentero orgasmo que había tenido en su corta vida, cómo al siguiente día él la rechazó.

Todo esto… Pasaba a puertas cerradas, dicen “Lo que pasa en las vegas, se queda en las vegas”. Bueno, ahí aplicaba algo así, sólo que era con su cama, o una vez acabaran esas horas, tal vez minutos en algunos casos.

Para todos, ella era un ser divino, alguien a quien en sus mentes nunca se les pasó la idea de oír un gemido. Escuchar un pedo, un eructo y otros gases.

Ella se suicidó.

Por mi parte, no derramé media lágrima por ella.

Si ella se suicidó, lo hizo porque le dolía más estar viva. Se liberó de su desgracia, ¿Cómo puedo llorar por ella si ahora puede descansar, dormir en paz? Aunque de ese sueño no vas a despertar, estoy convencido de que, ahora… estás bien.

<Punto de vista de Lili>

Miro ligeramente a Bryan.

¿Nadie ha notado que está llorando?…

Me acerco hacia él, le tomo la mano y lo saco del aula, no pone ningún tipo de resistencia.

Al parecer, hubo una conmoción cuando se dieron cuenta de lo que estaba sucediendo.

“¿Duele?”

“Ah… Sí.”

Rodeo su hermoso cuerpo, lo abrazo, dejo que llore.

Su cara… Expresa dolor.

Ese dolor de perder a alguien muy querido.

Ese dolor de perder a la persona con la que más compartes en tu vida.

Lo entiendo.

Haré feliz a este chico.

Lo voy a proteger, lo he decidido.

<Punto de vista de una estudiante en esa aula>

Ese chico, está llorando, sin emitir ningún sonido.

Sólo puedo oír sus lágrimas caer en su libreta, no es exageración.

¿Debo hacer algo? ¿Necesita mi ayuda?

Etto… Mejor no hago nada.

Uhm, sí, por algo llora, no me voy a entrometer en sus asuntos.

“Pobre chico.”

<De vuelta con Bryan>

En lo que me doy cuenta, estaba en los brazos de la sensei.

Vaaaaaamos, no es para tanto…

¿O si?

Me calmo, dejo de llorar, me digo unas palabras de aliento.

‘Oye, la sensei las tiene grandes, por andar de llorón no te diste cuenta, llorón’

No, pues sí.

[Uhh, ahora sí vámonos a la verga] (Español)

“¿Ah?”

“Uhm, nada, me voy a casa, hasta mañana, sensei.”

Makuin se fue a la guerra que dolor que dolor que peeena, makuin se fue a la guerra y no sé cuando vendrá.

“Qué se sentirá ser amado por una sensei, ha de ser bonito.”

10 segundos después.

“Ara, ara ara ara ara ara, no es como que en estos momentos sea difícil que sepas cómo se siente.”

Ese día, me tiré a la sensei.

O eso es lo que me hubiera gustado, en realidad, fue faje… Nos besamos, acaricié su linda y hermosa cara, di nalgadas a su hermoso trasero.

Pero no pasó a más, me duele el ganso.

Luego de eso, por poco y cambio mi apellido a Señor de Piedra.

No es necesario explicar, ¿VERDAD?

Je… Quiero llegar a casa…

¿Por qué digo que quiero llegar a casa? Bueno… La sensei quiso ir un poco lejos de la preparatoria así que, estoy a una hora de distancia de mi casa, 1 hora usando trenes.

¿Por qué no me llevó a mi casa? Bueno, ni idea.

Ah… La fuerza deja mis piernas y…

“Oye, ¿Te sientes bien?”

“¡Alguien que llame una ambulancia!”

Así, sin más, morí.


Anterior | Indice | Siguiente 

Anuncios

2 comentarios en “SURD Capítulo 5 | Ayer, hoy”

  1. Lol esta de bueno, recomendado papú……morise por no eyacular súper creíble……mmmm el brayan, cuando aparecerá La Kimberli y el resto de la pandilla de los choclitos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s